¿Qué pasa con los derechos humanos olvidados?

¿Qué pasa con los derechos humanos olvidados?

En un segundo el mundo cambió.

El aire a través del viento dijo

“peligro, peligro, la muerte se lleva

a mayores y menores”.

Palabras sobre enfermedades y muertes,

palabras de tranquilidad y calma

nos inundaron y los políticos

cerraron las puertas de las fronteras

y llamaron a los habitantes a estar en casa.

Momentos de miedo, angustia y tristeza

que todos llevamos en el corazón,

por tener que estar en casa

solos o mirando la televisión.

Con tanto ruido e información

nos hemos olvidado

de niños, niñas, mujeres y hombres

que luchan por su vida a cada instante,

ellos han perdido la ilusión de un abrazo gigante,

y el calor de unas palabras de amor de su madre,

no tienen casa, ropa ni comida,

no tienen donde cobijarse

porque se han quedado sin país y sin familia.

Nosotros bajo un techo y cocina caliente

nos quejamos por no salir a pasear

o por no poder socializar,

sin pararnos a pensar

que millones de personas

mueren por no tener pan ni casa donde habitar.

Tenemos a nuestra disposición

Internet con todas sus webs  para entretenernos,

pero ¿qué pasa con los derechos humanos olvidados?

Niños, niñas, mujeres y hombres

de todas las edades

viven de prestado como refugiados

en países donde son ignorados, maltratos y violados

por otros seres humanos.

Niños, niñas,  mujeres y hombres

sufren el horror de la supervivencia,

teniendo a la muerte por compañera,

viven bajo una tela rota,

mientras sus huesos se hielan

y sus estómagos se callan

pues ya han tirado la toalla.

Nadie dice nada,

Porque estamos preocupados

por quedarnos en casa.

Niños, niñas, mujeres y hombres

de todos los rincones del mundo

piden hoy con esta melodía  de poseía

que el aire a través del viento lleven su mensaje

a todos los rincones del mundo

para que sean oídas sus plegarias

y llevarles un poco de comida y alegría,

paz  y solidaridad para terminar

con ese infierno que es la lona rota

y los huesos helados

sin tener un abrazo

cálido y gigante de otros brazos.

Escultura de Bruno Catalano.

Instante eterno

Instante eterno

Has vuelto después de tanto tiempo,

¡Cuánto te he echado de menos!

Aunque en mis recuerdos

Mil veces,  he revivido tus besos,

Ahora por fin, unimos nuestros cuerpos

En la eternidad del  momento,

mi piel se eriza al contacto de tu piel,

tu sonrisa me funde en tus labios,

fusionando palabras y susurros de amor.

 

La aurora con sus colores

me devuelve a la sombra realidad,

ya echo de menos tu cuerpo

fundiéndose en mi piel

en esa danza de amor y pasión.

Con tristeza agradezco

a ese momento que llamamos sueño,

el haberme entregado ese instante eterno.

 

No quiero abrir los ojos y verte marchar

otra vez en el tiempo.

La danza del nuevo día

se mueve al compás de la fantasía,

de rayos dorados, preludio de luz

aunque deseo que  las estrellas vuelvan

para seguir soñando.

 

Eres instante donde oscilamos

entre la existencia y el olvido,

llévame fuera del sueño

a ese instante eterno

haciendo el amor en el universo,

uniendo nuestros cuerpos

en la eternidad del  momento.

(imagen de la red)

Soledad

Soledad

Soledad que oprime mi corazón y desgarra mi alma,

ante la despreciable mentira,

que me rebaja como persona,

soledad en compañía que es la más triste y fría.

 

Soledad en la injusticia del maltrato que

hiela la cálida circulación de mi sangre

cuando me faltas al respeto  y pierdo

mi confianza porque me arrebatas mi aliento.

 

Soledad impuesta por pasiones enloquecidas

que duran unas horas,

creyendo que son eternas,

por engaños al ser lo que no eras.

 

La soledad me ha enseñado

que el silencio es mi mejor aliado,

porque rompe las cadenas

de mi pasado

para empezar una vida nueva.

 

Sé que esta nueva vida

empieza por comprender que la mayor soledad

no es la que me hacen sentir,

sino la que siento

porque echo de menos valorarme y descubrir

quién soy y hacia donde quiero ir.

Viaje a través del tiempo

Viaje a través del tiempo

Almas que vienen y van,

como el vaivén de las olas,

atravesando ese puente de colores

que une las estrellas con la Madre Tierra,

distintos colores, que nos llevan por

distintos caminos, culturas y experiencias.

Almas que vienen y van

como el vaivén de las olas,

Madre Tierra las acoge

y les ofrece flores y bosques

llenos de belleza, olores y colores;

mares que unen orillas

donde encuentran a sus familias,

y se preparan para sus experiencias

de días dorados y noches oscuras,

aunque siempre, iluminadas

por la luna y las estrellas.

Almas que vienen y van

como el vaivén de las olas,

historias que nacen y mueren

en los caminos terrestres,

almas que han dejado

en la tierra sus  memorias.

Almas que vienen y van

como el vaivén de las olas.

Canto al amor

Canto al amor


Amor sin reservas, amor  de la pasión.

amor del perdón, amor de la compasión,

amor misterioso que se cuela

a través de la piel y del alma,

sin esperar nada a cambio,

ni una mirada, ni una palabra,

el amor solo sabe amar por amar.  

 

Amor humano, aceptación plena de uno y entrega del otro,

para que unidos, formen la Unidad en la Armonía Universal,

en esa danza sin igual, al son de la música de sus corazones,

que todos deseamos oír y bailar,

aunque solo unos cuantos la puedan escuchar

porque nunca han perdido la esperanza de amar.

 

Amor a la naturaleza, energía sagrada

visible e invisible aunque manifestada.

fuerza que une y nos hace recordar

que el Amor está en todas partes

y, no lo podemos olvidar

porque la belleza que nos rodea

nos recuerda, que

el amor solo sabe amar por amar.  

 

Amor que solo sabe amar por amar

y junto a la humildad y alegría,

se unen en un abrazo

de perdón y esperanza

expandiéndose a través del aire,

con sus alegres melodías

para regalarnos armonía

y sentir la gracia de la vida.

Abrazo

Abrazo

Un abrazo observado a cámara lenta,

nos cuenta,

cuántas emociones y sentimientos

habitan en esos momentos

a las personas

que se entrelazan en un coqueteo.

Emociones de cariño y alegría,

emociones de seducción y pasión,

emociones de ligereza y amor,

emociones de traición e indiferencia…

Seres intercambiando emociones

y sentimientos ligeros y sutiles,

cada uno con su silencio,

haciendo vibrar sus cuerpos

en una danza de chispas

que iluminan el cielo,

con fuegos y destellos de mil colores,

porque su unión es armonía

y guardan en su corazón la alegría.

Seres intercambiando emociones

y sentimientos de seducción y pasión,

producen una llama de frenesí,

creando un corazón rubí,

para hacer vibrar las cuerdas

de mil violines,

entre susurros y palabras.

Seres intercambiando emociones

y sentimientos de traición e indiferencia

se entrelazan en la perfidia,

apagando los colores

y los destellos de las estrellas

en la noche oscura de la amargura.

Un abrazo debe tejerse con

con lazos de amor y delicadeza,

no con lazos de tibieza,

para que la danza de esas almas

cobre vida y sus colores brillen

bajo el hechizo de la luna llena.

El tiempo se ha detenido,

entre caricias y miradas

porque el abrazo

ha culminado

con la unión de dos almas.

 

… de La Red

(Cultura inquieta, el abrazo Josef Kunstmann)