Consecuencias de la injusticia social

Consecuencias de la injusticia social

La Justicia (del latín iustitĭa)1 es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones. (Definición según  Wikipendia)

Mi pregunta es ¿si ha nacido para mantener la armonía entre sus integrantes…es decir, todos cómo es posible que en el s XXI siga habiendo tanta injusticia?, injusticia a nivel social, a nivel de sexos, a nivel de países, a nivel de educación, a nivel de trabajo, a nivel de sanidad, a nivel de racismo, a nivel de credos, a nivel de culturas, a nivel de etnias…. y un sin fin,  a nivel de…  

En estos momento de la Historia de la Humanidad estamos sumidos en una gran crisis social que abarca todo el conjunto de la Historia del ser Humano, miseria, éxodo, guerras, totalitarismos, personas en el poder que se creen dioses para quitar la vida a personas solo por tener diferentes formas de pensar o encarcelarlas u otras atrocidades que son el pan de cada día.

Según mi opinión, La Justicia debe prevalecer como un valor supremo para que pueda ser dictaminado por personas con un alto nivel de Humanidad y debe ser otorgado por jueces, gobiernos, financieros, políticos, religiosos y, por supuesto, por ciudadanos. Este valor supremo debe ser utilizado correctamente y a favor de todos, no favoreciendo a unos cuantos y perjudicando a la gran mayoría.

La Justicia es como una gran Cantera de donde se saca todas las piedras que sirven para múltiples funciones, construcción de casas, carreteras, puentes, escolleras, esculturas… por lo que es importante que la materia prima, es decir, la piedra, la justicia este saneada y en perfectas condiciones para su utilización.

¿Qué provoca la injusticia?

La injusticia provoca insatisfacción ya sea de índole material, emocional, mental o religioso.

La justicia en sí es un valor único para mantener la armonía según su definición; armonía que en estos momentos está ausente de la Humanidad y es lo que provoca la discordia en el mundo.

La insatisfacción, la desesperación, el engaño, la falta de respeto y dignidad, el miedo a no tener que comer ni dar de comer a nuestros hijos tienen consecuencias graves y estas emociones nos llevan a la violencia, nos empujan hacia relaciones de fuerzas contra el gobierno, contra las personas no afines a nuestros credos, color o raza, contra los políticos o instituciones; la insatisfacción nos lleva a una “huelga general” con consecuencias negativas y muy graves para todos.

La Justicia es sinónimo de paz, de respeto, de dignidad y estos valores se pierden si no estamos en armonía, si las  las instituciones, los políticos, los gobiernos, los lideres no son respetuosos, leales con los ciudadanos, sean quienes, sean etnias, hombres o mujeres, homosexuales, blanco o negro, musulmán, católico, judío o de Zaratustra.

El dinero es goloso y se pega como un imán pero el poder mal entendido, egoísta y perpetuo es aniquilador; las personas débiles que han cambiado su ideología, sus principios, sus valores por el poder, por el sillón, se sienten cada vez más poderosas y fuertes, pero en realidad no son ellas las poderosas son los poderes que se han conferido así mismas con muy graves consecuencias para los demás, no cito ejemplos ya que todos conocemos las consecuencias de países totalitarios aunque muchos de ellos están etiquetados bajo otro nombre, o de corrupción o de llevar al abismo a sus ciudadanos.

Hay que ser valientes y vigilantes para no caer en la vanidad que siempre quiere salir victoriosa.

La justicia es humilde, es respetuosa, es pacífica, es digna, es fuerte y es sabia, cualidades que son opuestas al poder sin mesura, al poder por la fuerza, al poder donde no hay valores humanos, donde el respeto y la dignidad se han olvidado y como consecuencias tenemos a una gran mayoría de la humanidad sumida en la miseria y en la pobreza, bajo condiciones infrahumanas aún así, no nos equivoquemos, a esas personas que tienen el poder, a ellos, esto no les importa.

¿Cómo podemos buscar soluciones a la injusticia?

Según mi opinión, solo se podrán solucionar los problemas si hacemos las cosas correctamente, como decía Gandhi “NO HAY CAMINOS PARA LA PAZ, LA PAZ ES EL CAMINO”, los políticos deben ser honestos y leales a las personas que los han elegido, castigar la corrupción sean quien sea el responsable, rey o lacayo; buscar soluciones sociales, no malgastar el dinero por consumismos absurdo que solo nos llevan al endeudamiento en beneficio de unos pocos, cambiar el consumismo por valores de respeto hacia el medio ambiente, no seguir malgastando las energías ni los recursos naturales, utilizar energías renovables, incentivar a instituciones que trabajen por ayudar a la naturaleza para no seguir destruyéndola, no seguir contaminando el planeta, y a los dirigentes que aceptan que sus ciudadanos vivan bajo el umbral de la pobreza que se les retire inmediatamente del mando, las riquezas naturales de los países también deberían ser compartidas con el pueblo y así tener trabajos en condiciones, salarios dignos, sanidad, educación para que pueblo progrese. Parece una quimera, una utopía pero los sueños se pueden realizar si nos esforzamos en trabajar y en luchar por lo que creemos.

Buscar alternativas en las ciudades para dejar de utilizar tantos coches, poner más servicio público, los supermercados guardar la comida y en lugar de tirarla hacerla llegar a miles de personas que la necesitan, en definitiva, desarrollar nuestra Humanidad para el bien de todos.

Los gobernantes no deben estar en el poder más de 8 años para que así no se sientan cómodos en su sillón de oro y puedan hacer y deshacer a su antojo. Deben rotar para ser conscientes de sus errores e ir aprendiendo para poder solucionarlos. 

Todos somos responsables de nuestro mundo y a todos nos reviene nuestra parte de responsabilidad de ser ciudadanos del mundo y ser las voces de las personas que no pueden hablar porque no se les permite.

La Justicia está unida a la paz, al amor y al respeto, desarrollemos nuestra Humanidad para que todos podamos gozar de una vida mejor. No se puede seguir permitiendo que la avaricia, la ceguera del poder mate y siga matando a tantos miles de seres humanos. De la misma forma que cuando acabó la segunda guerra mundial se crearon las Naciones Unidas, ahora es el momento de crear las NACIONES UNIDAS POR LA PAZ Y LA JUSTICIA (NUPYJ).
Sin Justicia ni Paz no podrá sobrevivir la Humanidad porque no habrá libertad ni progreso.

 (foto google)

El cisne negro

El cisne negro

Cuenta la leyenda que cuando aparece un cisne negro nada será como antes pues marca un punto de inflexión.

Ese punto de inflexión es la siembra en los campos; semillas de libertad o violencia, todo depende de nuestra elección.

A muchas personas les gusta preservar bien su coto de caza, cultivando campos de violencia, creando armas cada vez más sofisticadas, estado a la merced de cualquier persona y pudiéndose adquirir desde una edad temprana con consecuencias terribles no solo para sus familiares y amigos, sino para la toda la Humanidad al sentir impotencia ante tal horror, crueldad e irresponsabilidad. Todas las víctimas tenían un futuro que deseaban vivir y un destino por el que luchaban para ir a su encuentro pero la maldad de algunos lo han impedido. Con sus actos  y decisiones han destruido a muchas personas dejándolas como animales heridos, sin saber cómo pueden salir de ese voraz dolor y de esas heridas en el alma.

Los campos sembrados de libertad son campos abiertos cuyas simientes hacen crecer la paz, la seguridad y la igualdad de todos los seres humanos, estando simbolizada por la democracia y siendo contraria a la autocracia. Si no se respeta la libertad -entiéndase por libertad, respeto, justicia, derechos y obligaciones de todos-, la sociedad se divide y empieza a buscar otros caminos, entre ellos la violencia cuya furia subyacente emergerá cuando menos se espere, causando un daño irreparable.

La vida es un río donde el agua fluye sin cesar, el agua estancada crea moho y malos olores. Los dirigentes deben ser como ríos, fluir en la dirección del agua, de la vida e ir cambiando para aportar nuevos nutrientes de libertad a la sociedad.

Todos, ciudadanos y gobernantes, debemos tener el mismo objetivo: la libertad, que como la primavera eclosiona en colores y flores de paz, respeto, justicia, igualdad… trayendo fragancias y nueva vida.  Todos somos seres humanos, con nuestras fuerzas y debilidades, y, todos debemos aprender a respetarnos a nosotros mismos y a los demás; a luchar con valores morales y éticos para poder asegurar la libertad en la sociedad; en caso contrario, degeneraríamos en  una autocracia donde germina el virus del miedo y de la corrupción que se expande como una pandemia por todo el planeta infectando a toda la Humanidad. Todos somos responsables de nuestros actos y las consecuencias buenas o malas tocan al conjunto de la Humanidad. Matar a un individuo es matar a la Humanidad, salvar a un individuo es salvar a la Humanidad.

La Humanidad es un torbellino de vida, de proyectos, de relaciones, de culturas, de ideas vivas por lo que hay que construir puentes para comunicarse y unirse. Los campos de violencia deben desaparecer para ser sembrados con semillas de paz y evitar más matanzas. Nadie puede saber cómo va a ser la vida de otro, sus decisiones y su tiempo le pertenecen; nadie debe terminar con la vida de otra persona, esto es ir contra natura.

Los vientos del destino hacen que el cisne negro retome su camino, su marcha nos deja una estela de pensamientos y reflexiones para evitar que se disparen flechas que solo traen guerra a la vida y un sufrimiento voraz que nos destruye. Hay que dejar de ser destructores de la Humanidad y crear campos de cultivo de libertad para recoger paz, seguridad, igualdad, respeto, justicia… “La no violencia es un principio de vida para crear un mundo mejor”.

EL cisne negro nos ha dejado una pluma que lanzo al viento para que se convierta en ala y llegue al corazón de la Humanidad donde la flor de la armonía se abre en esta primavera.

(foto @refranes1969)

Diario de un caminante

Diario de un caminante

“En cuanto nace la chispa de la vida dentro del vientre de la madre, empezamos a construir la espiral de nuestra existencia, creando círculos entrelazados que nos llevarán, sin parar, de uno a otro, de experiencia en experiencia, de aprendizaje en aprendizaje hasta el último círculo que se cerrará con el último suspiro, en esta danza del tiempo y del espacio”.

Hace muchos años –no sé cuántos pues los he olvidado- me marché de casa dejando familia y amigos; como equipaje una maleta llena de ilusiones, un libro en blanco y la certeza de que algún día los renglones serían escritos en el agua, la arena y en mi alma. Mi único objetivo era buscar respuestas a mi inconformismo interior que se revelaba cada día más fuerte, alimentando mis ansías de búsqueda. Soñaba con viajar, volar, conocer gente, libros, estaba sediento de conocimiento… Durante mis viajes, descubrí personas maravillosas que me elevaban el alma y otras que la herían. Comprendí que en la guerra de la vida siempre hay heridas desde el primer momento en que ponemos los pies en nuestro camino: caídas, empujones, traiciones, mentiras, manipulaciones; estas heridas son por golpes dados y recibidos.

Estos golpes me hicieron comprender que vivir de espaldas a la vida produce sufrimiento que proviene de ese vacío de querer caminar pero el confort puede más,  provocando una vida sombra y deficiente;  siendo “tibios” por no tomar decisiones, dejándonos arrastrar por otros, viviendo una trampa mortal en nuestra vida. La decepción  y la frustración que producen esas situaciones que provocamos nos hieren el alma haciendo brotar  ríos salados de los ojos porque una vida vacía es una vida sin control, que nos arrastra con tal fuerza como un río desbordado que todo arrasa hacia situaciones imprevisibles. No sabemos quiénes somos, hablamos con otros nosotros mismos, con esa voz cargada de arrogancia, interpretando mil papeles de comediantes pero ninguno de actor principal; nos volvemos personas grises de corazón y nuestra vida se enreda como una madeja tirada en el suelo, posponiendo para mañana el momento de desenredarla.

Vivir de frente es vivir conscientes de que llevamos las riendas de  nuestras vidas porque somos sus artífices; tomamos decisiones que a veces nos llevan a lanzarnos al vacío con coraje, fuerza y sabiduría; desplegando las alas para observar desde lo alto y maravillarnos de la trama de los acontecimientos que nos construyen y comprendemos que todo está interrelacionado. Muchas veces nos hieren y herimos, rectificamos, perdonamos, así  aprendemos y crecemos realizando una obra de arte en nosotros mismos; somos los actores principales de nuestra vida porque vivimos en el eterno presente.

Después de muchos años de transitar por culturas diferentes, por senderos polvorientos, de descansar en oasis, escalar montañas, de internarme en las profundidades de la noche acompañado de sonidos que emergían de mi corazón angustiado;  de pasear entre girasoles que bailaban al son de los rayos dorados y algún que otro hada me regalaba una mirada llena de ternura, acariciándome el alma que se zambullía en el azul infinito; comprendí que yo soy el camino; que lo que buscaba lo había hallado hacía muchos años, al descubrir el canto de mi alma a través de sonrisas, atardeceres,  fragancias  y paisajes que me saludaban cada día. Y, ese descubrimiento me llevó a la  felicidad, al haber encontrado ese refugio interior en el corazón donde germina su flor curando mis heridas.

Somos nuestro propio destino, tan lejano y cercano al mismo tiempo. El viaje comienza y termina en nosotros porque somos el camino. Mi último renglón se escribe en mi alma: “si sientes ese cosquilleo no tengas miedo de lanzarte al camino que te llevará hasta el final del universo en el eterno presente”.

(foto google)

Poesía

Poesía

Palabras que forman frases

Bailan o vagan a través del aire,

Juegan con el viento y acarician a

Las personas que recogen sus mensajes.

Mensajes de sentimientos y de buena voluntad,

Que nos dan una nueva percepción

De la vida con su  poesía que acaricia el alma

De los que dan esperanza y hacen

Que el mundo sea una realidad mágica.

Poesía que comparte sentimientos,

Sensaciones de penas y alegrías;

Poesía que nos inspira canciones,

Y, nos enseña a buscar soluciones

Para avanzar por la vía de la vida,

Alzando su voz con pasión y satisfacción

Cantando al unísono y con acordes

“La vida es para vivir y aprender a ser feliz.”

Poesía, maravilloso instrumento

Que nos hace reflexionar sobre:

¿Qué es lo correcto o lo incorrecto?

Poesía que habla de profundas emociones

Y profundos sentimientos vividos o huérfanos.

Poesía de palabras que bailan con el viento,

Y, cielos claros asoman en el universo

Formado por estrellas, cometas y agujeros negros,

Y, nos hacen sentir la grandeza del Ser que ha creado

Al planeta y al ser humano  con su dignidad y pobreza.

Poesía cantada, escrita, esculturas o pinceles,

Una flor, una mirada, un día, una noche,

Un cielo claro o un cielo escondido entre nubarrones;

Todo forma parte de ese baile

De palabras que forman la poesía.

La poesía nos ayuda a compartir los sentimientos

De amor y de terror, de besos y de puñales,

Sentimientos inscritos en el alma

Bajo una geometría sagrada.

Como una flor que nace  o una flor pisoteada

Y ambas, nos dicen que

La vida es corta para ser vilipendiada.

Todo pertenece a la poesía

Porque es dicha y desdicha,

Destinos que hay que vivir

Para aprender a ser feliz.

Muerte, desgarro, dolor,

La poesía lo describe con amor,

Profundo sentimiento del alma

Al que todos conocemos

Pero echamos de menos.

Hay sentimientos efímeros

Y, sentimientos frecuentes

Que cada persona vive y siente

Escribiendo su poema

Como mejor le parece,

Sin olvidar que la poesía

Es para hacer crecer el alma,

Con su luz y belleza,

Para abrazar los encuentros

En nuestros destinos,

Para compartir y no olvidarla.

 (foto Taringa Google)

Grafito de Libertad

Grafito de Libertad

Tac, tac, tac, el eco de mis zapatos de plataforma plateados, que me han dado una nueva identidad clandestina sin opción,  resuenan en la calle mojada y sombría en esas horas donde el silencio de la humillación es mi compañía.

Tac, tac, tac, coches que se paran y hombres que preguntan el precio de un efímero… placer.

Tac, tac, tac, subo y antes de cerrar la puerta, el coche arranca dirigiéndose  a un lugar solitario. No sé, si es un hombre o un espectro, da igual, qué puedo hacer; sus groseras manos hurgan en mi  monte de Venus. Hoy, como ayer y desde hace varios años, la melancolía me viste de tristeza porque mi alma se perdió cuando un ruido ensordecedor cayó sobre mi casa y todo desapareció, y desde entonces, mi cuerpo se vendió al mejor postor y ha sido esclavo de la violación.  Recuerdo que habías salido a pintar un grafito reclamando libertad.

Mis últimos recuerdos quedaron grabados en el beso tierno de amor cuando éramos olas y playa. Mi espíritu  vuela una y otra vez hacia ese lugar cuyos rayos bermejos teñían el horizonte y alguna que otra estrella tímida salía para hacernos compañía.

… Un pequeño jadeo me devuelve a este presente negro en el que unas manos sucias me entregan un billete marchito.

Ni siquiera me devuelve a mi calle. Me bajo, el coche arranca y me deja en la soledad de la noche.

La lluvia limpia mi cuerpo y mis pies descalzos chapotean en los charcos, el eco ha desaparecido. Las estrellas lloran y abro los brazos para sentir la brisa y las lágrimas de tantas penas. He despertado de esa agonía y esa ha sido mi última violación porque ahora sé que soy una mujer  que siente que la vida crea ocasiones de renacer; esta noche las lágrimas han recuperado mi alma.

Siento a mi sombra que vuelve como compañera y a mi alma que me arropa con un vestido nuevo, dándome valor y confianza; vuelven tus palabras olvidadas: “cada hombre y cada mujer son grafitos vivientes de libertad y dignidad, esto nadie lo puede parar, por muchas bombas o destrucción, la vida volverá a nacer para luchar por la libertad”.

(foto google)